Agra y el Taj Mahal

AVENTURA por el MUNDO

Agra y el Taj Mahal

Lo mejor de Agra en 24 horas: Taj Mahal, Fuerte Rojo y Fatehpur Sikri

Llegamos a Agra sobre las 22 pm directamente desde Jhansi. El tren solo tenía clase sitting con comida incluida, mantas y asientos reclinables. Habíamos pasado dos días geniales en Orchha sumidos en la tranquilidad total, paseando entre cenotafios y reservas naturales. Volvíamos a la locura.

El hostel que tenía contratado ofrecía servicio gratuito de recogida en la estación, pero llegábamos con una hora de retraso y las expectativas de que nos estuviesen esperando eran más bien pocas. Sin embargo, allí estaba. Esperando en el aparcamiento de la estación con un cartel en el suelo sobre el que leía mi nombre. Dicen que los trenes suelen retrasarse habitualmente y con las vacas paseando por las vías no me extraña que aún no sea una norma.

Estación de trenes, Agra

Estación de trenes, Agra

Agra es vibrante, caótica y destartalada. Las calles son un laberinto de bazares y agencias de viaje con miles de personas echadas a la calle caminando bajo un manto de cables que impiden ver el cielo. Habíamos reservado una noche cerca del Taj Mahal, en la misma calle que te lleva a la entrada del mausoleo. Tras 10 minutos en coche esquivando seres vivos, llegamos al hostel Raj Bed & Breakfast (1200 INR para 3 personas con desayuno y wifi). Cuando bajé del coche pude comprobar que el hotel no está cerca, está al lado del Taj Mahal. No se puede ver por la muralla que lo rodea, pero ahí estaban sus muros, a tan solo 200 metros.

Agra, callejón al Taj Mahal

Agra, callejón al Taj Mahal

Antes de cenar, fuimos a reservar el coche con conductor que nos llevase a Jaipur, en trayecto de 5 horas con paradas programadas en Fatehpur Sikri y Chand Baori. La salida estaba prevista a primera hora de la tarde, justo después de la visita al Taj Mahal, las inmediaciones del mausoleo desde el Río Yamuna y el Fuerte de Agra. Tras consultar en varias agencias y un árduo regateo lo conseguimos por 3500 INR para tres personas con dos paradas principales. Hay unos 250 km que separan Agra de Jaipur, pero en la India he comprobado que para recorrer 50 km se tarda una hora. Así que echad cuentas.

A la mañana siguiente nos levantamos a las 4.30 para ver el amanecer en Taj Mahal, así que pospusimos el desayuno del hotel para después. Seguimos la calle del hotel hasta los muros del mausoleo y lo bordeamos hasta la Entrada Occidental (western gate). El acceso puede hacerse a través de tres puertas. Tanto la entrada occidental como oriental abren desde el amanecer hasta la caída del sol. Mientras que la entrada sur, justo en la calle de nuestro hotel, abre a las 8 a.m., imposible si quieres ver el amanecer.

Taj Mahal, Agra

Taj Mahal, Agra

Los alrededores están plagados de bazares, tiendas de artesanía y hoteles económicos justo hasta la misma entrada al recinto. Pagamos 750 INR por persona lo cual no me parece caro para ser una de las 7 Maravillas del Mundo. Y al igual que ocurre en Petra o Chichén Itzá los locales pagan un euro de entrada.

Allí estaba, justo con la primera luz del día, impolutamente blanco. Tras pasar el darwaza que da pie a los jardines y fuentes nos encontramos de frente con el Taj Mahal. Tenía sueño, hambre y amenazaba tormenta. Daba igual. Por fin estábamos ante el mausoleo de Muntaz Mahal, la esposa del emperador mogol por la que se erigió esta tumba de mármol cuando murió al dar a luz a su decimocuarto hijo.

Recinto del Taj Mahal, Agra

Recinto del Taj Mahal, Agra

Es la máxima representación de arquitectura mogola. Una obra simétrica de mármol blanco donde se fragua la influencia persa, islámica, india y turca. El emperador Shah Jahan ordenó construir el mausoleo al poco de morir su esposa como ofrenda póstuma. Cuando esta finalizó en 1656 cayó enfermo y sus hijos se autoproclamaron emperadores de diferentes territorios del imperio. Aurangzeb, el tercero de ellos, perdonó la vida de su padre y le permitió vivir bajo arresto domiciliario en el Fuerte de Agra.

Taj Mahal, Agra

Taj Mahal, Agra

Cuenta la leyenda que Shah Jahan pasó los últimos días de su vida mirando la tumba de su esposa desde la ventana del fuerte. Cuando murió, su hijo le sepultó en el mausoleo junto a su esposa rompiendo así la simetría por la que es conocida el Taj Mahal.  También se dice que tras terminar la construcción, se ordenó cortar las manos de los 20000 obreros para que el mundo nunca viese una obra igual. Pero sinceramente, creo que esto forma parte de la leyenda popular y nunca se llevó a cabo.

Mis padres y el Taj Mahal, Agra

Mis padres y el Taj Mahal, Agra

Caminamos por los jardines que te llevan ante el templo y recorrimos el complejo hasta el interior del mausoleo donde efectivamente están las tumbas del emperador y su esposa. El norte del complejo está delimitado por el río Yamuna desde donde hay espectaculares vistas sobre el Taj Mahal. Justo en ese momento comenzó a diluviar, así que nos resguardamos dentro del mausoleo hasta que amainó. Volvimos a recorrer los jardines y nos sentamos en los bancos a observar el templo. Tras cuatro horas de visita volvimos al hotel a desayunar y poner rumbo al Fuerte de Agra.

El taxi al Fuerte Rojo nos costó unos 100 INR desde las calles aledañas al hotel y 550 INR la entrada. El fuerte está construido en arenisca roja a orillas del Río Yamuna y unos 2,5 km del Taj Mahal. Entramos el impresionante conjunto de palacios por la puerta Amar Singh y recorrimos todos las construcciones señoriales durante dos horas con vistas espectaculares sobre el Taj Mahal a orillas del Yamuna.

A mediodía volvimos al hotel donde nos estaba esperando el coche que nos llevaría a Jaipur. Ahora desde la distancia, me alegro de no haber pasado más tiempo en Agra. Si bien tiene cosas que ofrecer, nuestro paso por la ciudad fue exclusivamente para ver el Taj Mahal y el Fuerte Rojo. Por lo resultó mas acertado pasar el tiempo extra en la capital del Rajastán que si puede considerarse una ciudad mas bonita en cuanto a arquitectura, monumentos, fuertes y puntos de interés.

Salimos de Agra en dirección Fatehpur Sikri, construida a unos 35 km y conocida como la Ciudad Fantasma. Es un ejemplo muy representativo de ciudad amurallada mogol que sirvió de capital del imperio durante 14 años, antes de ser abandonada para siempre. La razón se sospecha que fue la carencia de agua en la zona y tras su abandono fue saqueada y despojada de sus tesoros. Destacan sus grandes puertas que dan acceso al patio de la mezquita Jami Masjid, una de las mayores del país.

Fatehpur Sikri, patio de la mezquita Jami Masjid

Fatehpur Sikri, patio de la mezquita Jami Masjid

El único problema fue el agobio incesante de los vendedores y niños que nos perseguían por todas partes. Tanto fue así que mi padre ni siquiera llegó a entrar, nos dijo literalmente “os espero fuera yo esto no lo aguanto”. Así que la visita fue ciertamente corta. Visitamos el patio de la mezquita, los pabellones y audiencias privadas del emperador y la tumba del santo Sheikh Salim Chishti en cuyo honor se levantó la ciudad.

fateh-2

Compartiendo momentos con las turistas locales, Fatehpur Sikri

Tras la visita pusimos rumbo a Jaipur, con una parada prevista en Chand Baori situado en la localidad de Abhaneri, a 95 km de Jaipur. Por lo que el trayecto que nos quedaba era largo hasta llegar. Alrededor de las 17 tomamos el desvío que nos llevaba a Chand Baori. La entrada es gratuita y cierra cuando se pone el sol. Los baoris son pozos de agua en forma de pirámide invertida con terrazas escalonadas. Tenían la función de almacenar agua en épocas de sequía en esta zona árida de la India. Al igual que este, solían tener templos y habitaciones a un lado del pozo para llevar a cabo celebraciones y rituales. Chand Baori fue uno de los primeros baoris del Rajastán. Tiene una anchura de 20 metros y 10 niveles de profundidad. Si tenéis ocasión, no os perdáis estos increíbles pozos de almacenamiento. Son muy comunes en el Rajastan con objeto de abastecer de agua a la población y  llevar a cabo ceremonias religiosas.

Chand Baori, Abhaneri, Rajastán

Chand Baori, Abhaneri, Rajastán

Tras la visita, pusimos rumbo final a Jaipur donde haríamos base los siguientes tres días para conocer las inmediaciones de la ciudad y entrar en contacto con las maravillas del exótico Rajastán.

LEAVE A COMMENT