Bangkok y Ayutthaya: primer contacto

AVENTURA por el MUNDO

Cabeza de buda abandonada durante los saqueos birmanos. Ayutthaya

Bangkok y Ayutthaya: primer contacto

Salí de Barcelona un sábado de agosto desde el aeropuerto del Prat y tras una larga escala en el aeropuerto ruso de Seremetyevo, aterrizamos en el aeropuerto de internacional de Bangkok. Para llegar a la ciudad hice uso el Skytrain (45 baths) hasta la estación término de PHAYA TAI, lo más próximo posible de KHAOSAN ROAD. Situada en el distrito de BANGLAPHU, Khaosan es mundialmente conocida por dar alojamiento a la comunidad mochilera, donde la oferta es tan variada como la gente que la frecuenta.

Desde Phaya Tai cogí un taxi con taxímetro por 70 baths hasta el hotel que tenía reservado en una de las calles aledañas a Khaosan. Es imprescindible pedir taxímetro si no quieres que te pidan un dinero muy superior al real.  La razón es que esta calle es demasiado bulliciosa y con fiestas en la calle hasta altas horas de la noche. El hotel RAMBUTTRI VILLAGE costaba 10 euros la noche y se localiza en la calle Rambuttri, una paralela a la locura de Khaosan. Tras el check in, me fui caminando caminando hasta el RATANAKOSIN, a unos 15 minutos caminando de la zona mochilera. El gran palacio de Bangkok es espectacular en todos los sentidos de la palabra, además de excepcionalmente exótico para quienes nunca hayan entrado en contacto con la cultura budista. La entrada al complejo son 400 bath y da acceso a todos los palacios y templos incluido el WAT PHRA KAEW, donde se encuentra el Buda Esmeralda, centro de peregrinación mas importante del país.

Ratanakosin, Templos del Gran Palacio, Bangkok

Ratanakosin, Templos del Gran Palacio, Bangkok

Aquí existen algunos intentos de timo como abordar a los turistas para asegurarles que el Gran Palacio está cerrado o es festivo, con lo cual convencen a los incautos para ser llevados a otros puntos de la ciudad con parada incluida en emporios de ropa o tiendas de artesanía. Pero es falso. Eso sí, has de entrar con una indumentaria adecuada que cubra hombros y rodillas. De no ir así, en la entrada te alquilan una especie de bombachos para que puedas acceder al interior del palacio sin problema.

Ratanakosin, Templos del Gran Palacio, Bangkok

Ratanakosin, Templos del Gran Palacio, Bangkok

Tras la visita, salimos del recinto, rodeé el Palacio y fui directo al Wat Po, otro complejo impresionante donde se encuentra el buda reclinado de 43 metros recubierto de pan de oro. Además del buda reclinado hay numerosas estancias con docenas de estatuas de buda alineadas, fuentes, jardines y templos con enormes budas.

Wat Po, Buda Reclinado, Bangkok

Wat Po, Buda Reclinado, Bangkok

De ahí me fuí en tuk-tuk por 60 baths, previo regateo no muy reñido, hasta el mercado de BANGLAPHU para ver el mercado de amuletos y vivir un mercado en estado puro. Eran las dos de la tarde y el cansancio de llevar casi 36 horas sin dormir empezó a hacer mella en mi. Así que decidí irme a la piscina que mi hotel tenía a la azotea para descansar un poco y huir del calor infernal de Bangkok.

Al cabo de dos horas cogí un taxi al mercado de fin de semana de CHATUCHAK todavía sin comer sólido. Este mercado es el más grande del sudeste asiático y uno de los mayores del mundo al aire libre. Aquí puedes encontrar de todo lo imaginable, desde sangre de serpiente hasta la última moda de alta costura. Tres horas estuve como loco, comprando ropa de imitación, regateando, comiendo a la vez pinchos de pollo y marisco, batidos de fruta, pad thai… Prácticamente no me había llevado ropa al viaje sabiendo la oferta de los mercados tailandeses. Y así fue. Algo así como si te dejasen con 1 millón euros en un centro comercial para gastártelos en 1 hora. Cuando cerró el mercado, cogí un taxi, siempre pidiendo taxímetro, y me fuí hasta el hotel. Tal cual entré en la habitación me tiré en la cama a las 20 de la noche y me quedé dormido.

A las 3.00 de la mañana nos despertamos con un hambre infinita y bajamos a Khaosan a comer batidos de fruta y pad thai de pollo en los puestos de la calle. Solo llevaba poco más de 12 horas y había deambulado por media ciudad y probado varias delicias de la gastronomía del país. Volví a meterme en la cama porque en pocas horas íbamos por libre a pasar el día en las ruinas de AYUTTHAYA.

Puesto de comida en el mercado de Chatuchak, Bangkok

Puestos de comida en el mercado de Chatuchak, Bangkok

Desayunamos unos batidos de plátano y coco en Khaosan y cogimos un taxi hasta la estación de tren de Hua Lumphong donde sacamos los billetes a Ayutthaya por 20 baths. Ayutthaya es la antigua capital de Reino de Siam. Este reino abarcaba un territorio aproximado a las actuales fronteras tailandesas y fue uno de los imperios mas prósperos de Asia durante los 4 siglos que duró su reinado. Se estableció la capital en Ayutthaya, situada en el valle del río Chao Phraya, a través de la cual se consiguió un eficiente control sobre todo el territorio. A mediados del siglo XVIII Birmania conquistó Ayutthaya destruyéndola y saqueándola por completo, poniendo fin al grandioso Reino de Siam. Birmania por aquel entonces se erigió como el imperio más poderoso del sudeste asiático.

Cabeza de buda abandonada durante los saqueos birmanos. Ayutthaya

Cabeza de buda abandonada durante los saqueos birmanos. Ayutthaya

En cuanto llegamos alquilamos una moto por 150 baths para poder ver todos los templos. Había leído que estaban bastante distanciados unos de otros y podías contratar una excursión para recorrerlos o alquilar una moto y hacerlo por libre. También puedes contratar un taxi que te hace un circuito por algo menos de 300 baths. Pero sin duda la mejor opción es la moto y la libertad que te ofrece para recorrer las ruinas a tu bola, mapa en mano.

Wat Phu Khao Thong, pagaoda blanca de base cuadrada.

Wat Phu Khao Thong, pagoda blanca de base cuadrada. Ayutthaya

Imprescindible de Ayutthaya en cuanto a belleza de templos y conservación de las ruinas: WAT PHRA SANPET, situado dentro del antiguo palacio está formada por tres pagodas que servían de santuario para albergar las cenizas de los reyes del imperio. WAT PHRA MAHA THAT uno de los templos más relevantes y más castigados durante  la invasión birmana. Aquí se encuentra la cabeza de buda entre raíces, abandonada durante los saqueos birmanos a los pies de un árbol que acabó rodeando con sus raíces con el paso de los años.

Wat Phra Maha That, Ayutthaya

Wat Phra Maha That, Ayutthaya

Otro de los puntos mas impresionantes y desconocidos es WAT PHU KHAO THONG, una enorme pagoda blanca de base cuadrada situada a las afueras del recinto arqueológico. También destacaría el WAT LOKKAYASUTHARAM, el buda reclinado de 42 metros tallado en piedra y en buen estado. Situado a uno de los lados del recinto y fácilmente accesible si se cuenta con un mapa. WAT PHRA MONGKON BOPHIT es uno de los templos en activo del complejo situado frente al Wat Phra Sanpet y alberga un enorme buda de 17 metros de altura.

cm-2

Buda reclinado de Wat Lokkayasutharam, Ayutthaya

Mi recomendación particular es llegar con tiempo y recorrer por libre todos y cada uno de los templos, pagodas y budas del recinto arqueológico. Yo me recorrí el enorme complejo hasta las  18 de la tarde que paré en un mercadillo cerca de la estación a comer pad thai de marisco y pinchos de cerdo con salsa agridulce. Justo después devolví la moto y cogí el tren de vuelta a Bangkok.

Llegamos a Bangkok a las 20.34 de la noche y directamente nos metimos en un taxi al mercado nocturno de Patpong. Aquí pudimos contemplar la esencia de mercado nocturno tailandés, donde se alternaban mercadillos de ropa, mochileros, centros de masaje y bares de prostitución y “ping pong” hasta aburrir. A las 01:00 ya estaba de vuelta al hotel, ducha fría y a dormir hasta las 8.30 del día siguiente.

Una vez más, desayunamos en Khaosan mientras tanteábamos las agencias para reservar la excursión por la selva en CHIANG MAI por 800 baths para el día siguiente. Si, se puede reservar cualquier excursión, tour, billete de avión o tren en las mil agencias de Khaosan. Eso si, pagando comisión de al menos una agencia intermediaria. Por lo que es más recomendable contratarlo directamente in situ. Yo no tenía margen de tiempo porque llegaba a Chiang Mai muy entrada la noche y quería empezar la excursión a primera hora de la mañana. Así que no me quedaban muchas opciones.

Una vez reservada, fuimos hasta el muelle de Banglaphu, muy cerca de la calle Soi Rambuttri, donde estaba nuestro hotel, para hacer un tour privado por los Klongs del río Chao Phraya por 400 baths. Hasta aquí no tenía una idea de lo que podían costar las cosas en Tailandia, así que solamente regateaba en los mercados. Recomiendo especialmente recorrer los afluentes para ver la esencia de Bangkok, los niños jugando en el río, las casas sobre el agua, las barcas de madera, los mercados flotantes, los lagartos y los peces mutantes. Además se trata de un recorrido muy apacible donde los ancianos pescan sobre embarcaderos de madera.

Klongs del río Chao Phraya, Bangkok

Klongs del río Chao Phraya, Bangkok

Regresamos al mismo muelle del que partimos y acto seguido, cogimos el Tourist Boat que recorre el rió por 40 bath hasta bajarnos en CHINATOWN. Tras paternos los mercados, tiendas y callejas del barrio, comimos en un chiringuito, al pie de la carretera donde degustamos los mejores soup y dry de marisco de todo el viaje; dos platos, batidos y nesteas por 150 baths. Después de comer, cogimos un taxi hasta el Parque Lumpini y la zona de centros comerciales para echar un ojo al MBK CENTER y SIAM PARAGON, que tanto daba que hablar en el foro.

A las 18:00 volvimos al hotel con el fin de recoger las maletas que habíamos dejado en el guardaequipaje y corriendo al aeropuerto, primero taxi a PHAYA TAI seguido de Skytrain a Suvarnabhumi. El vuelo a Chiang Mai salía a las 21:00 y lo había reservado en la página de la compañía Thais Airways por 40 euros. A pesar del horrible tráfico de BKK (donde por cierto, nadie pita) llegué por los pelos para facturar y volar sin ningún percance hasta CHIANG MAI, en el norte de Tailandia y primera capital del Reino de Siam.

LEAVE A COMMENT