Jaipur y el exótico Rajastán

AVENTURA por el MUNDO

Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, Jaipur

Jaipur y el exótico Rajastán

Lo mejor de Jaipur y alrededores

Llegamos a Jaipur poco antes de ponerse el sol. Los últimos rayos provocaban que la ciudad rosa fuese aún más rosa y le conferían un belleza como no había visto antes en ninguna ciudad india. El conductor que nos traía desde Agra durante 7 largas horas, nos llevó al hotel que teníamos reservado. El Sikar Haveli-Heritage Hotel (7 euros/noche con a/c) es un antiguo palacio reconvertido en hotel, donde las habitaciones son casi estancias reales en las que pasaríamos 2 noches y dos días. Dejamos las maletas y salimos a caminar por la ciudad.

Jaipur es la capital del Rajastán y se la conoce como la “ciudad rosa” por el color de sus fachadas. La razón es que a principios del siglo XX el Príncipe de Gales visitó la ciudad cuando la India aún era colonia inglesa. Para darle una correcta bienvenida todos los edificios fueron pintados de rosa y desde entonces se mantiene esta tradición como símbolo de hospitalidad.

Jaipur, la Ciudad Rosa del Rajastán

Jaipur, la Ciudad Rosa del Rajastán

Nuestro único objetivo en lo que quedaba de día era pasear por vieja ciudad dentro de la muralla. Bazares de comida y ropa se alternaban en las calles cubiertas al margen del tráfico caótico. Pasamos varias puertas de acceso a la ciudad rosa, grandes avenidas y complejos señoriales en nuestra ruta por Jaipur hasta que decidimos parar a cenar en McDonals. Si, no encontramos otra cosa y lo que encontramos se caía a pedazos.

Al día siguiente, nos levantamos temprano y regateamos un tuk-tuk que no llevó al Fuerte Amber por 400 INR y nos traería de vuelta. En la subida nos encontramos con aquellos pobre elefantes que portaban en sus lomos a esos turistas que prefieren morir antes de subir una cuesta. Pero todo esto ya hablaré largo y tendido en otro post.

Los elefantes del Fuerte Amber, Jaipur

Los elefantes del Fuerte Amber, Jaipur

El Fuerte Amber es un palacio fortaleza situado junto al lago Maotha a 11 km de Jaipur. Está construido sobre una estructura anterior y rodeado de una muralla defensiva que abarca un extenso terreno circundante haciendo parecer la muralla china. La gran puerta Suraj Pol da acceso al recinto interior donde se encuentran las audiencias públicas construidas en arenisca rosa.

El Fuerte Amber, Jaipur

El Fuerte Amber, Jaipur

Como lugares a visitar destacaría la Puerta Ganesh Pol, que da acceso a las audiencias privadas del marajá decoradas con mosaicos y frescos muy bien conservados. La audiencia real, decorada en mármol blanco propiedad de la majaraní o el Templo del Placer, una lujosa estancia con puertas de marfil y madera de sándalo a sobre las cuales caían cascadas de agua. Dentro del complejo, pero situado sobre la colina se encuentra el antiguo Jaigarh Fort, una fortaleza previa construida en arenisca roja y mármol blanco con excelentes vistas al lago, las murallas y Jaipur.

Uno de los interiores del Fuerte Amber, Jaipur

Uno de los interiores del Fuerte Amber, Jaipur

Pasamos 5 largas horas recorriendo sus estancias, túneles pasadizos y templos. El Fuerte Amber es una reminiscencia del poder que desplegaba el exótico Rajastán. Como guinda subimos caminando al Fuerte Jaigarh a través de una carretera adoquinada que te lleva a la base de la muralla de acceso y a sus instalaciones. Pasadas las tres de la tarde bajamos a comer antes de volver a Jaipur.

Murallas del Fuerte Amber sobre el el Lago Maotha, Jaipur

Murallas del Fuerte Amber sobre el el Lago Maotha, Jaipur

 

Vistas del Fuerte Amber y lago Maotha desde el Fuerte Jaingarh

Vistas del Fuerte Amber y lago Maotha desde el Fuerte Jaingarh

En la carretera que une Amber con la ciudad de Jaipur paramos a ver el Palacio de Agua. El palacio Jal Mahal que solo en temporada de monzones flota sobre el pantano ofreciendo una de las imágenes más impactantes del Rajastán.

Palacio de Agua, Jal Mahal, Jaipur

Palacio de Agua, Jal Mahal, Jaipur

Ya en Jaipur pasamos la tarde callejeando por el casco el antiguo y sus calles destartaladas donde se palpa la pobreza de la gente que vende su mercancía a orillas de la carretera. Aquí nos encontramos con varios vendedores ambulantes de marionetas, muy típicas de la zona del Rajastán. Te asaltan haciendo bailar los muñecos con unos hilos mientras cantan canciones en español.

Cenamos comida india en una roof top de la calle Mirza Ismail Road, una de las principales arterias de la ciudad. Al acabar volvimos caminando tranquilamente hasta nuestro haveli.

A la mañana siguiente el plan era visitar el Palacio de los Vientos conocido como Hawa Mahal y forma parte del Palacio de la ciudad. Su nombre se debe al viento que circula por su interior incluso en época de calor para mantenerse fresco. Tiene forma de cola de pavo real y estaba destinado a las mujeres del harén con unas ventanas aparentemente opacas a través de las cuales las concubinas podían ver el exterior sin ser vistas.

Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, Jaipur

Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, Jaipur

Callejeamos por los intramuros de la ciudad rosa, mezclándonos con su gente entre sus bazares, sus puestos de comida ambulantes y sus gremios organizados por las calles históricas. El Rajastán es una región especial, antaño tierra de marajás, fuertes, templos y palacios es quizás la parte de la India mas auténtica y exótica para los que visitamos el país.

La vida en las calles de la Ciudad Rosa

La vida en las calles de la Ciudad Rosa

Esa misma tarde, dejamos nuestro haveli y contratamos un taxi por 200 INR que nos llevó al aeropuerto de Jaipur. Allí cogimos el vuelo de las 17.30 con la compañía  IndiGo (35 euros) con destino a Bombay, poniendo así fin a nuestra ruta por el increíble Norte de la India.

LEAVE A COMMENT